Kitchen Table Economics

¿Les preocupa su deuda estudiantil? 5 consejos para recién graduados

A la Clase de 2015: Su periodo de gracia de seis meses finaliza el 1 de noviembre. Así que es el momento de empezar a devolver sus préstamos estudiantiles federales. Pero no hay que entrar en pánico. Aquí tienen cómo superar noviembre y poder seguir adelante:

1. Piensen en ello ahora, no más tarde.

Sean proactivos. Ni siquiera podrán empezar a rebajar la deuda de sus préstamos estudiantiles si no hacen de ello una prioridad. Adoptar un planteamiento tipo “ya me preocuparé de ello más tarde” podría hacer subir los intereses de sus préstamos y dificultar su devolución posteriormente. Y seguramente no querrán tener que preocuparse por esto cuando tengan 40 ó 50 años.

2. Averigüen su situación.

En primer lugar, determinen lo que deben. Luego, consideren sus opciones de devolución. El Plan de Devolución Estándar es la opción más sencilla y estira los pagos a lo largo de 10 años, representando cada pago mensual en torno al 1% del préstamo (alguien que pidiera $10,000, por ejemplo, pagaría unos $100 cada mes). No obstante, hay planes según ingresos, como el Pague Según Gane (PAYE). ¡Puede ser rentable sopesar sus opciones!

3. Tracen un plan.

Sopesar las opciones implica tener en cuenta varias cosas: lo que deben, lo que ganan y lo que pueden pagar en este momento. Por ejemplo, si en un principio ganan $30,000 anuales y sólo pueden disponer de $100 al mes, pues estupendo. Si ganan más y se pueden permitir pagar $500 mensuales, todavía mejor. Simplemente no lleven su economía demasiado al límite.

4. Rebajen primero la deuda, luego el gasto.

La devolución del préstamo implica que ahora tienen menos dinero para gastar. No hay que darle más vueltas. Teniendo eso en mente, tendrán que hacer algunos sacrificios menores: ese aperitivo de fin de semana, esa noche fuera con los amigos o ese viaje con su pareja. Pueden seguir divirtiéndose, pero hagan un presupuesto y cúmplanlo. Recuerden, cada fuente de burritos cuenta.

5. Pregunten en busca de consejo.

No están solos en esto, ni se supone que deban estarlo. Casi el 70% de los recién graduados tienen deudas por préstamos estudiantiles. Así que hablen con sus compañeros, porque puede que se encuentren en la misma situación que Uds. O con otras personas que hayan llevado a cabo con éxito planes de devolución de préstamos. Igualmente, los padres y otros familiares también pueden proporcionarles sensatos consejos financieros para ayudarles a superar estos momentos difíciles.