Kitchen Table Economics

¿Por qué es malo tener deuda? Por los intereses

El gobierno federal gasta más en intereses que en transporte. educación o seguridad interior

Si Ud., al igual que más del 75% de americanos, tiene una tarjeta de crédito, la familia o los amigos ya le habrán advertido que evite gastos excesivos. Y con toda razón. Las altas tasas de interés hacen que sea caro no pagar la factura a tiempo – y hace más fácil que nos endeudemos. Cada dólar que Ud. gasta pagando intereses es uno que podría haber sido para el mercado o para los útiles escolares de sus hijos. A diferencia de pagar un recibo de la luz o algún otro gasto muy necesario, los pagos de intereses son básicamente dólares duramente ganados pero que van directo a la basura.

Es una lección que aún le hace falta aprender desesperadamente al gobierno federal. En la actualidad, el excesivo gasto del gobierno ha generado más de $18.3 billones de deuda pública. Algunas figuras públicas dicen que dicha deuda no tiene mayor importancia. Pero, al igual que una tarjeta de crédito en impago, cuando nos fijamos en los masivos intereses a pagar por ella, esta afirmación parece una locura.

Este año, se espera que los pagos de intereses netos por los préstamos de Estados Unidos lleguen a $ 227,000 millones. Eso es más dinero del que el gobierno federal gasta en transporte, educación y seguridad interior. Lo peor es que los expertos creen que esta cifra se duplicará con creces a finales de la década a medida que sigamos acumulando deuda y las tasas de interés suban. Para el año 2025, el gobierno ya deberá $827,000 millones anuales solamente en intereses, una cantidad sólo superada por el gasto en Medicare y el Seguro Social. Eso es un montón de dinero que se podría haber utilizado para reconstruir puentes y carreteras en nuestro país, para pagar por educación o para devolvérselo al contribuyente.

Y hablando de los contribuyentes, muchos justifican las recientes subidas de impuestos simplemente como el costo a pagar por programas gubernamentales destinados a ayudar a nuestros ciudadanos menos afortunados. Sin embargo, nos estamos acercando rápidamente a un momento en el que cada dólar adicional en subidas de impuestos se destinará a que el gobierno pague intereses en lugar de que vaya a los programas de ayuda.

La única forma realista de abordar el asunto de la deuda del gobierno federal y de los crecientes intereses es que el gobierno viva dentro de sus posibilidades, al igual que los hogares lo hacen cada día. El gobierno también necesita recortar el gasto para que no supere lo que ingresa en impuestos, así los contribuyentes pagan por los programas del gobierno y no por intereses deudores. Si el gobierno sigue escuchando a los que dicen que la deuda no tiene importancia, llegará el día en que nos vengan a cobrar esa cuenta de la tarjeta de crédito impagada e inflada por los intereses durante tanto tiempo.