Kitchen Table Economics

¿Quiénes son los trabajadores principiantes?

Entre tanto alboroto por el salario de los trabajos para principiantes (también conocido como salario mínimo), una pregunta se queda a menudo sin respuesta: ¿Exactamente quién gana salario de principiante?

La Oficina de Estadísticas Laborales (BLS) tiene la respuesta. En 2015, más de 78 millones de trabajadores con edades a partir de los 16 años recibieron salario por hora, lo que supone casi el 60% de todos los asalariados. Entre quienes reciben salario por hora, unos 870,000 empleados ganaron $7.25 por hora, es decir, el salario mínimo estipulado por el gobierno federal. Eso significa solamente el 1.1% de los trabajadores que cobra por hora y una fracción del 1% de todos los trabajadores. Entre ellos, los trabajadores menores de 25 años constituyen en torno a la mitad de la población activa que cobra salario mínimo como principiante.

Ese 1.1% de empleados que gana salario para principiantes supone el porcentaje más bajo de los últimos cinco años. La cifra ha caído de forma constante desde 2010, poco después de que la última subida del salario federal fuera introducida gradualmente a lo largo de 2009 (si se compara en el tiempo, ese porcentaje rondaba el 13% a finales de los años 70).

Esto sugiere que quienes ganan un salario de principiante no necesitan mucho tiempo para avanzar profesionalmente. Según la Fundación Heritage, dos tercios de los empleados con un salario para principiantes consiguen un aumento en su primer año en el empleo. Cuando se les da la oportunidad, los empleados adquieren rápidamente las habilidades y la experiencia que necesitan para avanzar en sus carreras profesionales, lo que hace que los trabajos para principiantes sean un paso crucial para aquellos sin experiencia previa.

Pero subir el salario para principiantes a $15 a la hora (como han hecho ya California y Nueva York) reduce las oportunidades laborales al hacer que los trabajadores resulten significativamente más caros. Eso supone mayores costos laborales para los creadores de empleo (que a menudo se ven obligados a reducir la contratación de nuevos trabajadores), lo que perjudica a las mismas personas a las que dichas normativas pretenden ayudar.

Una iniciativa más positiva es ampliar el Crédito para Trabajadores Americanos, también conocido como Crédito Fiscal por Ingreso Devengado o EITC, ya que no reduce las oportunidades de los trabajadores principiantes y sí ayuda a quienes se encuentran en situación de necesidad. Complementa directamente los ingresos de los empleados a través del código tributario, sin incrementar los costos laborales. Funciona con una escala progresiva, lo que significa que los empleados que ganan menos dinero o que tienen más hijos que mantener tienen derecho a un crédito fiscal mayor. Eso supone también disminución de los pagos a medida que aumentan los ingresos, redirigiéndolos hacia quienes más los necesitan.

Los responsables políticos deberían priorizar las oportunidades laborales para principiantes con el fin de dar un primer impulso a la carrera profesional de los jóvenes, en vez de privarlos de ellas.