Kitchen Table Economics

Cinco formas de salir de deudas

Siga estos pasos para lograr su libertad financiera

Seguramente habrá oído hablar de “deuda buena” y “deuda mala”, pero si su meta es vivir libre de deudas, tiene que tener un plan para saldar sus préstamos. Eso significa que tendrá que poner prioridades sobre cómo pagar sus deudas. ¿No está Ud. seguro de si debería cancelar su hipoteca en vez de ir bajando mensualmente la deuda de su tarjeta de crédito? Esta hoja informativa le puede ayudar a trazar un plan.

  • Pague la tarjeta de crédito que tenga el interés más caro. Las tarjetas de crédito siempre conllevan el mayor tipo de interés de cualquier deuda, lo que significa que deberá ser la mayor prioridad en su plan de pagos. Si Ud. puede hacer frente al pago de $1,000 mensuales para ir pagando la deuda de esa tarjeta de crédito, haga el pago mínimo a sus otras tarjetas con los tipos de interés más bajos y ponga el resto en la tarjeta con el interés más alto. Una vez que haya cancelado la deuda de esa tarjeta, evalúe cuál es la siguiente con el tipo más alto y repita el proceso.
  • A continuación, cancele el préstamo de su auto. No pague más intereses de los necesarios por un bien que se deprecia. Lo ideal sería poder pagar el préstamo de su auto en 36 meses o menos. Si refinanciar bajo esos términos hacen que el pago no le sea posible, considere cambiar su auto por uno más económico.
  • Tercero, trate de negociar sus deudas médicas. Si no está asegurado o tiene un seguro malo y necesita atención médica, saber cuánto deberían costarle los procedimientos médicos puede servirle para negociar un buen arreglo. El Healthcare Blue Book puede darle una idea de lo que pagará de su propio bolsillo, desde un análisis de sangre hasta la estadía en un hospital. ¿Ya tiene una deuda médica y no la puede pagar? Hable con su profesional médico y pídale descuentos o que elimine ciertas cuotas – suele funcionar más a menudo de lo que Ud. pudiera pensar.
  • Los préstamos estudiantiles son la siguiente prioridad. Benjamin Franklin dijo una vez : “Si un hombre vacía su cartera para llenar su cabeza, nadie se la podrá robar”. Desafortunadamente, ésa es también la razón por la cual los préstamos estudiantiles lo acompañarán durante toda su vida, incluso si se declara en bancarrota. Los intereses que Ud. paga por las deudas de una educación de calidad son deducibles en su declaración de impuestos bajo ciertas condiciones, pero se toman en cuenta contra Ud. cuando solicita otros préstamos, (como una hipoteca). Por tanto, salde esa deuda antes de tratar de comprar una casa.
  • Guarde la hipoteca para el final. Si Ud. pide una hipoteca de $200,000 a 30 años con un interés del 4.75%, eso sumará $175,600 en los intereses totales que pagará durante las próximas tres décadas. Pero si en cambio obtiene una hipoteca a 20 años, podrá ahorrarse aproximadamente un cuarto de punto porcentual en intereses, además de saldar antes la deuda, lo que significa que pagará sólo $103,670 en intereses durante la vida del préstamo. Y aunque los intereses de la hipoteca son deducibles, ¿no preferiría tener $72,000 en el bolsillo?