Kitchen Table Economics

Estados Unidos tiene ahora $18 billones de deuda

¿Cuáles son las ramificaciones?
US18trillionDebt

La semana pasada, la deuda nacional sobrepasó los $18 billones. Eso representa una deuda de $124,000 por cada hogar americano o de $56,378 por persona. El país tardó 205 años en acumular su primer billón de dólares de deuda en el año 1981, pero sólo nos ha llevado 403 días acumular nuestro billón más reciente. Incluso resulta complicado pensar en cifras tan grandes; si tuviera que contar hasta un millón necesitaría una semana; si quisiera contar hasta un billón tardaría 31,000 años.

Al igual que ocurre con nuestras deudas personales, puede que en realidad contraer deudas tenga algunas ventajas. La tele de pantalla plana y los regalos de Navidad que compramos endeudándonos probablemente incrementen nuestro nivel de vida y bienestar. Sin embargo, esta ganancia a corto plazo se paga a menudo con sacrificios a largo plazo. Y la moneda de pago de ese sacrificio son los intereses.

Los intereses son el precio de la deuda. De modo que cuando alguien compra un televisor mediante un plan de pagos, en realidad estamos comprando dos cosas: el televisor y la deuda que lo acompaña. Aunque pueda que merezca la pena gastar unos cuantos dólares extra para ver a nuestros jugadores de fútbol favoritos en HD, gastar una gran parte de nuestros ingresos en intereses puede reducir seriamente nuestra calidad de vida ya que tendremos que renunciar a otras compras para pagar los intereses.

Ése es el punto al que ha llegado nuestro país con sus intereses por la deuda nacional.

El año pasado, Estados Unidos gastó $430,000 millones sólo en el pago de intereses. Eso significa que cada año los contribuyentes están pagando $3,500 únicamente en intereses. Se trata de un dinero que no se está destinando a pagar carreteras, puentes, educación, investigación médica o defensa.

Esto se pone aún más aterrador. Los tipos de interés de la deuda nacional están históricamente bajos en este momento, en torno al 2.5%. Cuando suban, el pago de los intereses aumentará exponencialmente gracias a la “maravilla” de los tipos compuestos. Digamos que los tipos de interés suben al 5%, aún bajos según los estándares históricos. Eso significa que deberemos cerca de $1 billón anual sólo en intereses. ¡Es casi dos tercios de lo que el gobierno federal recauda cada año por la totalidad del impuesto sobre ingresos!

Menos servicios y mayores impuestos: el despilfarro del Tío Sam podría acabar perjudicándonos a todos.