Kitchen Table Economics

Los cinco principales impuestos ocultos

Ud. paga más impuestos de los que cree
tax

Todos somos muy conscientes de nuestros impuestos federales y estatales sobre ingresos. Muchos de nosotros también estamos familiarizados con los impuestos sobre las ventas y la Ley de Contribución al Seguro Federal (FICA), el impuesto del 15,3% de nuestros sueldos que se retienen (mitad del nuestro, mitad del empleador) para financiar Medicare y el Seguro Social. Pero muy pocos de nosotros sabemos del sinnúmero de otros impuestos “ocultos” que rutinariamente pagamos en nuestra vida diaria. Aunque los impuestos ocultos son menos onerosos que los impuestos más conocidos, no por eso dejan de limitar nuestra capacidad de gastar en bienes, servicios y caridad. También perjudican la capacidad de los empresarios a la hora de hacer crecer sus compañías y de contratar nuevo personal. A continuación les presentamos la lista de los cinco principales impuestos ocultos:

  • Impuesto a la televisión por cable. Nuestras facturas de televisión por cable se han disparado exorbitantemente en la última década y es en parte por los extras en cuotas e impuestos que se nos imponen en ellas. Impuestos federales, estatales y locales se cuelan en estos recibos para pagar, entre otras cosas, los equipos de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) que se encuentran en bibliotecas y escuelas. Aunque la cantidad total de estas cuotas varían según la localidad, un análisis hecho por el Instituto Heartland estima que pagamos un promedio del 12% en cada factura mensual.
  • Impuesto a la telefonía celular. De manera similar, nuestras facturas de telefonía celular están cargadas de impuestos, recargos y cuotas extra. Aparecen en nuestras facturas con nombres crípticos como “Impuesto de recargo sobre ingresos brutos” y “Recargo de impuestos especiales sobre los servicios de telecomunicaciones” y se usan para pagar cosas como las cuotas del 911 y el acceso a ondas radiales propiedad del gobierno. El mismo análisis de Heartland revela que pagamos mensualmente cerca de un 12% en impuestos a la telefonía celular. Si Ud. paga $100 al mes en servicios telefónicos, eso significa que está pagando anualmente $144 extra en impuestos.
  • Impuestos al alcohol. Los impuestos al alcohol son parte del grupo de los impuestos “al pecado”, llamados así porque se aplican a actividades como la bebida, el tabaco y el juego. El gobierno federal impone un impuesto al alcohol de $13.50 dólares por galón o $2.70 por cada botella de 750 ml. (también conocida como una “quinta”). A continuación, los estados le suman más impuestos que varían desde una alta cuota de $35.22 por galón (o $7.04 por una “quinta”) en el estado de Washington, hasta una baja cuota de $2.00 por galón (37 centavos) en Misuri. Dependiendo de la calidad de las bebidas espirituosas que compre y del estado en el que se encuentre, podríamos estar pagando hasta un 33% de impuestos sobre el alcohol. Y no piense que puede librarse del impuesto al comprar cerveza o vino, ya que éstos también están gravados, aunque con tipos más bajos.
  • Impuesto a la gasolina. Al igual que el alcohol, cada galón de gasolina está sujeto a un impuesto fijo del gobierno federal y a un impuesto especial que varía de estado a estado. El impuesto federal es de 18.4 centavos por galón, mientras que los impuestos estatales varían con un rango que va desde un máximo de 50.6 centavos en Nueva York, a un mínimo de 8 centavos en Alaska, siendo 27.2 centavos el promedio en el país. Con el galón de gasolina costando aproximadamente $3.65 en este momento, esto significa que estamos pagando aproximadamente un 12.5% en impuestos a la gasolina cada vez que llenamos el tanque.
  • Impuesto a la atención médica. La nueva ley de atención médica introdujo 20 impuestos nuevos o más altos para las familias y empresas americanas, que suman más de $500,000 millones, según la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO). Por ejemplo, los fabricantes de dispositivos médicos (que dan trabajo a 360,000 personas en 6,000 plantas por todo el país), se enfrentan a un nuevo impuesto del 2.3%. Los salones de bronceado cobran ya un impuesto extra del 10%. Y los empleados se enfrentan un aumento del 0.9% en el impuesto sobre la nómina para Medicare en salarios que sobrepasen los $200,000 dólares. Aún no tenemos muy claro cuánto nos costará en total esta nueva ley de atención médica, pero es probable que ese costo no quede oculto, a pesar de los considerables esfuerzos que hará el gobierno para ocultarlo.