Kitchen Table Economics

Protéjase en los momentos difíciles

Cinco consejos para capear una mala situación económica
shutterstock_149341619-2

Si ha estado leyendo el periódico en los últimos años, puede que Ud. esté alarmado por la información sobre la volatilidad de la bolsa, el alto nivel de desempleo y los planes de jubilación en peligro. ¿Se ha preguntado alguna vez si hay algo que pueda hacer para protegerse durante momentos de dificultad económica? Lo hay. Y cuanto más pueda hacer para protegerse de los factores económicos que escapan a su control, en mejor situación estará, no sólo ahora sino cuando oficialmente hayamos salido de esta Gran Recesión.

  • Termine su carrera universitaria o sus estudios.¿Qué tiene en común la mayoría de las personas que ha sobrevivido financieramente bien la recesión? Un título universitario. El nivel de desempleo para personas sin un título es aproximadamente el doble, comparado con quienes se sacaron el bachillerato universitario o un título más avanzado. Si no ha completado el bachillerato, hágalo ya para poder tener mejores perspectivas de empleo. Las personas que tienen un título universitario ganan como promedio $15,000 más al año que quienes sólo han estudiado algunos cursos universitarios. Pero si la universidad tradicional no es para Ud., no se preocupe. Hay disponibles muchísimos programas de estudios técnicos de uno o dos años   de duración que le proporcionarán la capacitación necesaria para integrarse a la población laboral apenas se gradúe.
  • Reduzca sus gastos básicos. Cuanto más pueda reducir sus gastos básicos mensuales, mejor. Eso podría significar compartir el automóvil para ahorrar en gastos de transporte, cambiar su auto por un modelo más antiguo para reducir su préstamo, o incluso mudarse a un departamento más barato. Suena difícil de realizar, pero en cuanto haya hecho unas cuantas reducciones en sus gastos mensuales, notará el ahorro rápidamente. No obstante, asegúrese de depositarlos en un fondo de emergencia abriendo una cuenta bancaria que genere intereses.
  • Manténgase empleado mientras busca trabajo. Esto no está completamente bajo su control, pero si ha contemplado la idea de renunciar a su trabajo, no lo haga. Muchos gerentes de Recursos Humanos han implementado la política de “no contratar desempleados”. No es ilegal, aunque no parezca justo. A fin de cuentas, tener un empleo mientras se busca otro hace que uno parezca más deseable en el competitivo grupo de candidatos, así que no renuncie al suyo, aunque arda en deseos por hacerlo.
  • Pague sus deudas cuanto antes. Si tiene alguna deuda con tipos de interés variable, por ejemplo préstamos estudiantiles, tarjetas de crédito o una hipoteca, refinancie su deuda para conseguir las mejores condiciones posibles. Luego, salde esa deuda lo antes posible. Si los tipos de interés aumentan, habrá ahorrado una gran cantidad de dinero a largo plazo y sentirá la libertad de no tener deudas.
  • Cree una red de contactos cuando las cosas vayan bien. Tener un grupo de gente que se preocupe por su bienestar equivale a tener una lista de personas a las que llamar si alguna vez perdiera su empleo. Les doy un ejemplo personal: Una amiga perdió su trabajo a principios de este año. Llegó a su casa esa noche y comenzó a hacer llamadas a gente que conocía dentro de su sector laboral y una de esas llamadas derivó rápidamente en una oferta de trabajo. Nunca se sabe hasta que se pregunta.

Las noticias pueden parecer poco prometedoras, pero la economía ha sabido superar peores caídas. A fin de cuentas, los indicadores económicos simplemente revelan las tendencias de consumidores individuales. Tome las decisiones correctas para protegerse a Ud. y a su familia y, tarde o temprano, la economía se recuperará. Siempre lo ha hecho.