Kitchen Table Economics

Sector privado versus Sector público

People Standing in Line at a Bank

Oímos a políticos y medios de comunicación hablando sobre la importancia del sector privado y del sector público de nuestra economía. Pero, ¿en qué se diferencian estas dos áreas? ¿Y cuál es más eficaz para el crecimiento de nuestra economía?

El sector privado está compuesto por empresas privadas, o sea que son propiedad de personas. El sector privado incluye centros comerciales, tiendas de comestibles y su restaurante local. Para obtener ganancias en el sector privado, las empresas deben ganarse nuestro dinero ofreciéndonos productos o servicios que nos gusten.

Como otras empresas compiten por esos mismos dólares, este proceso hace que los precios bajen ya que nadie quiere pagar el doble por unos zapatos que los puede conseguir más baratos en otro lugar.

Pero en el caso del sector público, éste no tiene que competir por nuestros dólares porque las ganancias no mueven sus objetivos. En lugar de eso, al sector público se le da dinero de los impuestos para financiar sus servicios. Este gasto es obligatorio, lo que significa que tenemos que pagar por estos programas sea que los usemos mucho o poco. El gobierno decide cómo mucho del dinero de nuestros impuestos se debe gastar en el sector público.

La Oficina de Correo de Estados Unidos (USPS) es ejemplo de una empresa del sector público. Como Ud. habrá podido deducir, en un mundo cada vez más acostumbrado a usar correos electrónicos, USPS se quedó atrás con su servicio de entrega a paso de tortuga 6 días a la semana y seguramente que gran parte de ese correo que nos reparte es publicidad no solicitada. A eso hay que agregar que USPS tiene más de $100,000 millones en deuda y pasivos sin respaldo financiero, lo que significa que esa empresa está hundida en números rojos.

Por el contrario, FedEx, empresa del sector privado, ha obtenido un beneficio de más de $8,000 millones en los últimos 5 años. FedEx también es considerado un repartidor más fiable que USPS y su modelo de negocio busca la manera de mantenerse a la vanguardia, por ejemplo, investigando servicios de entrega con aviones no tripulados. FedEx sabe que tiene que seguir innovando para poder competir con otras empresas.

El sector privado también ha simplificado los servicios de recogida de basuras. Más de la mitad de las ciudades estadounidenses ahora subcontratan la totalidad o parte de sus servicios de recogida de basuras con empresas del sector privado. Un estudio demostró que la competencia entre empresas con estos servicios ahorra típicamente alrededor del 20-40% de su costo total.

El sector privado también ahorra dinero a la educación. El programa del cheque escolar de la Florida ofrece a los estudiantes la posibilidad de elegir entre asistir a una escuela pública o una escuela privada por alrededor de $4,000 por alumno. Mientras tanto, las escuelas públicas de la Florida gastan alrededor de $7,000 por estudiante. Aún más alarmante, un estudio reveló que no hay ninguna diferencia de rendimiento académico entre los estudiantes que van a escuelas públicas o escuelas pagadas con el cheque escolar.

Al comparar el sector privado con el sector público, es evidente que el sector privado regido por el mercado es más eficiente. La competencia del sector privado es lo que mueve nuestra economía y nos da los innovadores productos y servicios de los que disfrutamos.