Kitchen Table Economics

La normativa sobre las horas extras son una amenaza para los creadores de empleo

Si Ud. es trabajador asalariado que gana $23,600 o menos, A Ud. le pagan horas extras si trabaja más de 40 horas por semana. Ahora, el gobierno federal está implementando una nueva "normativa sobre las horas extras" –publicada esta semana– para cambiar el umbral a $47,500 anuales, ampliando así el número de trabajadores con derecho a cobrar horas extras.

Eso es bueno, ¿verdad?

El gobierno federal está convencido de que sí es bueno. La normativa sobre las horas extras se está vendiendo como una manera de aumentar los salarios. "Creo que la normativa sobre las horas extras podría ayudar a millones de trabajadores a regresar a la clase media", dice el secretario de Trabajo, Tom Pérez. Su agencia afirma que la nueva regulación beneficiará a unos 5 millones de empleados y aumentará los salarios en general tanto como unos $1,300 millones.

Analicemos esto más despacio. Obligar a los empleadores a pagar horas extras a más empleados significa que los creadores de empleo se ven obligados a absorber mayores costos laborales, lo que resulta en recortes de costos en otros lugares. Para no pagar más por las horas extras llevaría a reducir oportunidades laborales, paquetes de beneficios y ascensos.

El Centro Mercatus también encontró que "los empleadores se verán obligados a poner a algunos empleados a trabajar por hora", para poder hacer seguimiento más fácilmente del tiempo trabajado. Esto hace que sea más difícil avanzar profesionalmente para estos empleados, ya que trabajar más horas lleva a ascender entre las filas laborales. Si los empleadores están obligados a controlar cada hora trabajada para administrar los costos laborales más altos, eso desmotiva a los empleados a esforzarse al máximo.

Según la Administración de Pequeños Negocios (SBA), esta nueva normativa incrementará los costos laborales en más de $500 millones sólo en el primer año de su aplicación, lo que significa miles de dólares en nuevos costos a la nómina por empresa. El Foro Americano de Acción (AAF) concluyó que esto sale a unos $2,500 millones en costos directos a los empleadores en espacio de diez años. Para los negocios con bajos márgenes, podría ser la gota reguladora que colme el vaso.

De hecho, el estudio de AAF reveló que el aumento de los salarios en general –recuerde que la estimación del gobierno es de más de $1,000 millones– se perdería completamente debido a menor productividad y los costos directos de cumplir la normativa. Eso está muy lejos de "ayudar a millones de trabajadores a regresar a la clase media".