Kitchen Table Economics

Las 5 resoluciones financieras del Sr. Maravilla para 2017

¿Está elaborando un presupuesto? ¿O luchando por ahorrar dinero? No está solo en el sufrimiento. Por eso, en una entrada de su blog en LinkedIn, el copresentador de Shark Tank Kevin O’Leary, también conocido como el Sr. Maravilla, comparte cinco consejos para el Nuevo Año:

  1. Pague sus deudas

A nadie le sorprenderá que ésta sea la primera de mis recomendaciones. Es de sentido común: todo el mundo sabe que las deudas son el enemigo, ¿correcto? Puede que Ud. lo crea, sin embargo, todos los días mi bandeja de entrada se ve inundada con decenas de personas que me hacen preguntas como “¿debería utilizar mi aguinaldo para pagar mi factura de la tarjeta de crédito o debería usarla para comprar x cosas?”.

¡Mi respuesta siempre es la misma! Siempre que se tengan deudas, se debería utilizar cada centavo del sueldo para saldarlas (una vez que se hayan satisfecho los pagos de los gastos ordinarios y necesidades, por supuesto). No se tiene libertad financiera cuando se debe dinero a otros. Ees así de simple.

  1. Calcule su cifra a 90 días

Su cifra a 90 días es el total que le queda después de sumar todos sus ingresos en un periodo de tres meses y restar todos los gastos durante el mismo periodo. Este consejo es casi tan importante como el de pagar sus deudas. ¡No se creería cuánta gente es una absoluta desconocedora de su propia situación financiera!

Después de calcular su cifra a 90 días, obtendrá una de estas dos respuestas: está ganando dinero y al mismo tiempo creando riqueza poco a poco o se está hundiendo en deudas y perdiendo dinero. Si se encuentra en números negativos, tiene que cambiar por completo su estilo de vida desde ese mismo momento. No hay forma humana de salir adelante perdiendo dinero cada 90 días.

  1. Elimine un gasto

Póngase el reto de eliminar al menos un gasto en 2017. Sustituya su costosa manicura quincenal por un asequible kit para uñas, de modo que pueda cuidar de sus cutículas en casa. Cancele la inscripción en el gimnasio al que va una vez al mes y empiece a correr en la calle… gratis. Hágase el almuerzo y ahórrese los $12 que se gasta en ensaladas cada día.

No importa si es un cambio tan pequeño como hacerse el café en casa en vez de comprárselo listo cada mañana. Escoja un gasto, elimínelo por completo o sustitúyalo por un hábito más austero, y guarde todo el dinero que se habría gastado en algún lugar donde no pueda tocarlo. Le garantizo que se sorprenderá y se emocionará al calcular cuánto dinero ha ahorrado. Un café de $3 no parece mucho, pero si compra uno cada día, ¡eso son más de $1,000 al año!

  1. Empiece a invertir

Una vez que ha abordado sus deudas y facturas impagadas, es el momento de ¡poner su dinero a trabajar! Me gusta pensar que cada dólar en mi poder es como un soldado al que envío a la batalla cada día para que me traiga aún más dólares.  ¡Lo llamo mi ejército de flujo de caja! Hago que mi ejército siga creciendo invirtiendo cada dólar que puedo en acciones, bonos, ETF y proyectos empresariales de gran calidad, baja volatilidad y, lo más importante, que paguen dividendos.

Después de invertir, sigo la regla financiera general de mi madre Georgette… ¡GASTA SÓLO LOS INTERESES, NO LA BASE!

  1. Mejore el karma de su dinero

Una cosa que he aprendido a lo largo de mi vida es que nadie se sale siempre con la suya, ni siquiera en el mundo financiero. Si no se trabaja como loco cuando se tiene 20 años y se despilfarra el dinero cuando se tiene 30 y 40, habrá que apretarse el cinturón como loco cuando se tenga 50 y seguir trabajando hasta bien entrados los 60. Así funciona el karma del dinero: recompensa o castigo, dependiendo de los movimientos financieros anteriores.

El buen karma del dinero funciona así: si tenía instaurado un buen plan financiero, probablemente tenga suficiente efectivo. Ahora es el momento de dar a cambio.

Personalmente, me gusta apartar al menos el 5% de mis ingresos tras impuestos, canalizándolo hacia algunas organizaciones benéficas concretas con significado para mi esposa Linda y para mí. Llamamos a nuestras donaciones benéficas “5 por 5”. Seleccionamos cinco organizaciones o causas benéficas durante cinco años y les damos nuestro respaldo, en lugar de querer abarcar más de lo que podemos. Pasados esos cinco años, evaluamos y elegimos cinco más.

El método no importa; lo interesante es que el buen karma del dinero va más allá de cualquier rebaja fiscal que Ud. pueda recibir. Dar es beneficioso para la salud. Incontables estudios académicos han llegado a la misma conclusión: las personas altruistas tienen vidas más longevas, más saludables y más felices. Por tanto, son una menor carga financiera para sus familias y la sociedad. Quien da, recibe.