Kitchen Table Economics

Cómo los cargos ocultos nos quitan el dinero

¿Sabía Ud. que las pequeñas empresas pagan una comisión cuando procesan una transacción con tarjeta de débito o crédito? Éstos son los llamados cargos ocultos. Cada vez que un cliente paga con una tarjeta, los bancos y las compañías de tarjetas de crédito recaudan entre 23 centavos y $4 por transacción. En muchos casos, el cliente también paga una comisión sin saberlo.

Imagine que Ud. paga con tarjeta la compra de una botella de agua por $1.50 en la tienda local. El propietario de la tienda podría acabar pagando una comisión de $2 por esa venta, lo que significa que la tienda en realidad ¡pierde dinero con esa venta! Dado que las tiendas y las cadenas de abarrotes operan con márgenes de beneficio casi inexistentes —el promedio de la industria es del 1,93%— esto pone en un gran aprieto a estas pequeñas empresas y, a menudo, a Ud., el consumidor.

¿Cuán grande es el problema? Los bancos y las compañías de tarjetas de crédito recaudan más de $79,000 millones de dólares en cargos ocultos cada año. Eso es $216,000,000 por día o $2,500 por segundo. Véalo de esta manera: $79,000 millones podrían servirle para comprar 79 veces a los Chicago White Sox. En 2011, los bancos y las compañías de tarjetas de crédito recaudaron "sólo" $50,000 millones en cargos ocultos, lo que equivale aproximadamente a $30,000 millones menos que en 2016.

Los consumidores americanos y los dueños de pequeñas empresas pagan miles de millones de dólares en impuestos y comisiones sin ni siquiera saberlo. El costo oculto de cumplir con las regulaciones federales cada año es de $1.8 billones, más que todos los ingresos totales recaudados con los impuestos personales y de sociedades. Los boletos de avión, teléfonos celulares y hasta una botella de vino todos vienen con costos ocultos.

Tenga esto en cuenta la próxima vez que pase su tarjeta para pagar algo.