Kitchen Table Economics

Viernes del Primer Empleo: Marissa Mayer

Uno no se convierte en líder empresarial de la noche a la mañana. La mayoría de emprendedores y ejecutivos de Estados Unidos pasaron años subiendo los peldaños de la escalera laboral. No cabe duda de que el principal ingrediente para el éxito son las muchas horas de duro trabajo, y ellos empezaron a cumplir con su obligación desde temprana edad.

En nuestro habitual apartado Viernes del Primer Empleo, aquí en Information Station.org, le presentamos historias de éxito de americanos que hicieron lo que debían desde un primer momento y sacaron grandes enseñanzas en sus humildes comienzos.

Esta semana centramos nuestra atención en Marissa Mayer, exejecutiva de Google y actual directora ejecutiva de Yahoo. Aunque mucho antes de dirigir algunas de las principales compañías tecnológicas del país, Mayer fue una adolescente sin experiencia laboral y en busca de su primer trabajo de verano.

Mayer tuvo su primera oportunidad a los 16 años, cuando fue contratada como empleada de una tienda de comestibles de su ciudad natal de Wausau, WI. Encargada de la caja registradora y de meter en bolsas los comestibles como parte del trabajo en el supermercado de su localidad, rápidamente empezó a estudiar a sus compañeros más experimentados. Así lo describe Mayer: “Medíamos nuestros artículos por minuto durante cada turno” y su supervisor estableció el objetivo de 40 artículos por minuto, lo que motivaba a Mayer para escanear frutas y verduras como si su vida dependiera de ello.

Y por supuesto que logró su objetivo. Después de unas semanas en el puesto de trabajo, el promedio de Mayer era de entre 38 y 41 artículos escaneados por minuto.

Lograr el objetivo de los 40 artículos le enseñó a Mayer varias cosas importantes: el trabajo duro, la rapidez de pensamiento y, sobre todo, la eficiencia. Según sus propias palabras, ella “vio de primera mano la importancia de una buena ética de trabajo” y “aprendió que la velocidad importaba”. Mayer “también aprendió mucho acerca de la economía familiar, cómo las personas hacen sacrificios y cómo toman decisiones sobre cosas fundamentales, por ejemplo, cómo comer”.

De modo que no resulta sorprendente que Mayer aplicase estas mismas lecciones vitales a su carrera empresarial, en Google (su primer trabajo tras salir de la universidad) y ahora en Yahoo. En Google, por ejemplo, dedicaba regularmente 100 horas semanales a supervisar la estética de la página web, llegando a obsesionarse con sus miles de píxeles y tonos de color. Su atención por el detalle se convirtió en algo legendario.

Mayer reconoce la importancia de su primer empleo, que le inculcó un sentido del orgullo por el trabajo que uno realiza, incluso si simplemente implica meter manzanas en bolsas y reponer estantes. Convertida actualmente una de las directoras ejecutivas más poderosas de Estados Unidos, la experiencia de Mayer demuestra que los trabajos para principiantes pueden ser cualquier cosa excepto poco importantes.