Kitchen Table Economics

Viernes del Primer Empleo: Kirk Cousins

FirstJobsFriday

Los deportistas profesionales llevan a menudo un estilo de vida típico de las celebridades, con mansiones de millones de dólares y autos de lujo como norma habitual. Pero muchos de ellos crecieron en apartamentos destartalados y manejaron autos desvencijados antes de hacerse un hueco en las grandes ligas. Algunos incluso han adoptado estilos de vida más modestos después de firmar contratos multimillonarios.

En nuestra habitual sección del Viernes del Primer Empleo de Information Station le presentamos historias de éxito de americanos cuyos humildes comienzos precedieron (y dieron forma) a sus posteriores momentos de fama.

Esta semana le presentamos a Kirk Cousins, el nuevo quarterback de los Washington Redskins en la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL), cuya temporada impulsó al equipo a las fases finales por primera vez desde 2012. Pero no siempre fue una estrella del deporte de Washington capaz de ejecutar largos pases y remontadas en el último cuarto. Durante sus días en la Universidad del Estado de Míchigan, Cousins empezó a trabajar en un empleo para principiantes cobrando el salario mínimo, para poder ganar un dinero extra. No era nada del otro mundo (recogía bolas de golf en un campo cercano), pero Cousins vio que le proporcionaba el suficiente dinero como para mantener sus gastos bajo control y le servía para aprender a ahorrar para el futuro. “Lo único que sabes es ser frugal y hace falta un poco de tiempo hasta saber que puedes gastar un poco más”, comenta recordando aquella época. Los empleos para principiantes también enseñan un gran número de “pequeñas habilidades”, como ser puntual, tener una buena actitud de servicio al cliente y a tratar con los compañeros de trabajo.

Ahora Cousins prioriza lo práctico sobre el lujo. Heredó de sus padres un GMC Savana del 2000 cuando estaba en la facultad y aún hoy sigue manejándolo: espacioso y confortable, esa furgoneta es todo lo que Cousins necesita. “Pensé que me divertiría más conduciendo esto que un Toyota Corolla, así que me quedé con la furgoneta”, admite.

Y aunque reconoce los rigores del fútbol profesional (una carrera promedio en la NFL dura poco más de tres años), Cousins entiende que es prudente prepararse para el futuro. “Uno no sabe cuánto tiempo va a jugar, hay que ahorrar cada dólar aunque se esté ganando un buen sueldo”, explica. “Nunca se sabe qué va a pasar, por lo que guardo tanto dinero como puedo”. Esta estrella del fútbol da las gracias por su empleo de principiante, porque le enseñó el arte de la frugalidad.

Para Cousins, lanzar pelotas de fútbol americano es lo mismo que recoger pelotas de golf: una oportunidad de ganar algo de dinero… y de guardarlo en el banco.