Kitchen Table Economics

Viernes del Primer Empleo: James Franco

Puede que los famosos de Hollywood parezcan muy deslumbrantes y glamurosos, pero en realidad muchos de ellos tuvieron que labrarse camino desde los comienzos más humildes. Sus primeros empleos fueron cualquier cosa menos alucinantes y a menudo supusieron tener que pasar largas noches trabajando a cambio de un sueldito.

En nuestra habitual sección del Viernes del Primer Empleo de Information Station, le presentamos historias de éxito de ciudadanos americanos así como la importancia de los primeros pasos de sus carreras profesionales.

Esta semana, echamos un vistazo a la carrera de James Franco, uno de los actores más reconocidos de Hollywood. Como probablemente sabrá, ha protagonizado una larga lista de películas de acción y comedias, incluidas Spiderman, Piña Express y La entrevista.

Lo que probablemente no sepa es que Franco dejó la UCLA después de su primer año para desarrollar su carrera como actor. Además, sus padres lo obligaron a ganarse la vida desde el momento en el que abandonó los estudios, lo que dejó al exestudiante universitario sin trabajo y sin siquiera un auto. Sin dinero del que poder disponer, a Franco le quedaron muy pocas opciones, por lo que decidió solicitar un empleo en un McDonald’s de Los Ángeles, donde lo contrataron ese mismo día.

Asignado al puesto del servicio para autos del último turno, Franco se puso la visera morada distintiva de la empresa y empezó a tomar pedidos a través de sus auriculares. Para prepararse para las escenas de las clases de interpretación, Franco empezó a imitar acentos en el trabajo (el de Brooklyn era uno de sus favoritos) e incluso acordó “varias citas como joven de dicción poco clara originario de Bed-Stuy”. Aprendió a tratar con diferentes clientes y a trabajar largas horas durante meses sin parar, dirigiendo el servicio para autos por la noche y, después de su primer mes en el puesto de trabajo, el mostrador durante el día.

Este periodo hizo que Franco apreciara por primera vez el gusto por la vida laboral. Como más tarde escribió en el New York Times, “Cuando estuve necesitado de trabajo, [McDonald’s] cubrió esa necesidad”. Y lo puso en el camino hacia el éxito. Sólo tres meses más tarde, Franco firmó un anuncio del Súper Bowl para Pizza Hut. Ése fue su primer trabajo en la industria audiovisual y supuso que por fin pudiera ganarse la vida como actor, con toda una carrera llena de sueños por delante.

Aunque muchos jóvenes hayan empezado sus carreras laborales en trabajos para principiantes sirviendo o vendiendo, eso no significa que no obtengan de ellos la experiencia necesaria y habilidades “simples” como aprender a trabajar duro, tratar con los clientes y tener la actitud correcta. Este caso demuestra que incluso los comienzos más humildes pueden conducir al siguiente gran paso. Y, quién sabe, la próxima estrella dorada de Hollywood podría ser quien le esté dorando sus patatas fritas y preparándole su Big Mac ahora.