Kitchen Table Economics

Funestas proyecciones de la deuda

La Oficina de Presupuesto del Congreso le echa agua fría a los planes de gasto del presidente Obama

El presidente Obama hizo público su presupuesto esta semana y se espera que solicite un incremento del gasto de unos $74,000 millones, una subida del gasto del 7%. Sin embargo, un nuevo informe de la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO) sugiere que la nación no se lo puede permitir.

Recientemente, la deuda nacional alcanzó los $18 billones, más del 100% de nuestro Producto Interior Bruto (PIB), es decir, el valor de los bienes producidos y los servicios proporcionados por el país en un año. Y aunque el déficit (la deuda anual) se ha moderado en alrededor de los $500,000 millones anuales (comparados con cuatro años consecutivos con $1 billón) la CBO prevé que se volverá a duplicar en un futuro cercano.

Algunos comentaristas opinan que estos enormes déficits y deudas no importan, que se trata de sólo una pequeña incomodidad a cambio de las bondades que proporciona el gobierno. Lo más probable es que tengamos algún amigo o familiar que exponga el mismo argumento sobre sus finanzas personales. Desgraciadamente, la CBO no está de acuerdo con esas conclusiones.

La CBO dice que “una deuda tan elevada y creciente en relación al tamaño de la economía obstaculizaría el crecimiento económico y por tanto reduciría los ingresos de las personas, comparados con los que tendrían si la situación fuese diferente”. En otras palabras, que acumular más deuda sobre la misma economía significa que el dinero que tanto nos cuesta ganar no alcanza.

Esto se debe a que el pago de los intereses de dicha deuda se llevaría el dinero procedente de los impuestos que de otra forma se podría invertir en cosas más productivas o devolvérselo al contribuyente para que lo invirtiera y lo hiciera crecer. A medida que la deuda aumenta, la nación se vuelve más vulnerable a los prestamistas, haciendo subir nuestros tipos de interés y encareciendo el precio de nuestras casas, autos y demás cosas que compramos a crédito. ¡Y Ud. que pensaba que su hipoteca ya era cara!

Si los tipos de interés continúan subiendo, nos arriesgamos a que nos llegue el día del juicio final conocido como “espiral de muerte de los tipos de interés”, en la que el dinero que debemos en intereses es mayor que todo el pago de la deuda, incluido el principal. Cualquiera que haya sufrido pagando una deuda sabe lo devastadora y desesperada que puede llegar a ser esa situación. Sin embargo, nuestros líderes políticos piensan que, por alguna razón, somos inmunes a tales consecuencias, haciendo caso omiso de los expertos de la CBO y poniendo en riesgo el futuro de nuestras familias con tal de que los fondos sigan fluyendo hacia un gobierno federal cuyo tamaño y alcance nuestros antepasados no serían siquiera capaces de reconocer.

No deje de ver nuestro video en inglés sobre la deuda