Kitchen Table Economics

El impuesto “Cadillac” sobre planes médicos “Buick”

Otro impuesto más a la atención médica
Lowercorporatetax

La engañosamente denominada Ley de Atención Asequible (ACA), elevó el promedio de las primas de seguros del mercado individual en un 41% el año pasado, según un análisis del Instituto Manhattan. Desgraciadamente, se prevé que el costo de los seguros no haga sino aumentar aún más, en parte debido a que en 2018 la nueva ley de atención médica implantará otro impuesto, el denominado “impuesto Cadillac”.

Este apartado de la nueva ley impondrá un impuesto específico del 40% sobre los planes médicos con un costo superior a los $10,200 en el caso de los planes individuales y de $27,500 en el de los familiares. Puede que esto parezca un simple impuesto a los ricos, pero elevar los costos de la atención médica significa que este impuesto añadido afectará cada año a más y más planes médicos.

Cuando se instaure el impuesto Cadillac, éste afectará a casi el 10% de los planes, pero este porcentaje aumentará a un sorprendente 30% en los 10 años siguientes. Para 2031, este pesado gravamen afectará al plan familiar promedio, lo que hará que la atención médica de calidad sea demasiado cara para aún más americanos.

El objetivo del impuesto era reducir el gasto excesivo en la atención médica y ayudar a sufragar la Ley de Atención Asequible. Pero con una recaudación de $120,000 millones en los primeros seis años, los nuevos impuestos van a perjudicar tanto a familias como a empresas.

Las consecuencias negativas son tan evidentes que sindicatos, empresas y compañías de seguros (tres grupos que no siempre van de la mano) se han opuesto con gran firmeza al impuesto Cadillac de la ACA.

Se suponía que la Ley de Atención Asequible iba a hacer que la atención médica fuera precisamente eso, más asequible, pero los impuestos y regulaciones que ha añadido a la atención médica han llegado hasta nosotros en forma de primas más altas, lo que ha encarecido la adquisición de seguros para la mayoría de americanos.

Para poner freno a estos costos desbocados en la atención médica tenemos que disminuir (no aumentar) el rol del gobierno en el sector sanitario. Porque cuando los profesionales del sector privado de la atención médica son libres para competir por nuestro dinero, los precios bajan automáticamente. Véase el ejemplo de otros sectores de la economía con una menor intervención pública.