Kitchen Table Economics

Cuidado con los impuestos en estas fiestas

Ya están aquí las fiestas navideñas, lo que significa (seguro que lo ha adivinado) más impuestos. Aquí tiene tres ejemplos:

  1. Impuestos a los viajes. Si va a viajar durante las vacaciones, prepárese para pagar un pequeño extra. En un viaje de tres días, pagará más de $100 en impuestos adicionales. Se trata de la suma de los impuestos sobre los vehículos de alquiler, hoteles y las ventas cargados por estos servicios, y eso sin siquiera tener en cuenta los impuestos a las aerolíneas. Las tasas de las aerolíneas incluyen además un impuesto especial, cargos por las instalaciones para pasajeros y una tasa por segmento de vuelo. Por ejemplo, en el aeropuerto Kennedy de Nueva York, eso le supondrá más de $36, mientras que en un aeropuerto de Washington DC será casi $20. Si maneja, eso le supondrá un promedio de 49 centavos por galón en impuestos sobre la gasolina.
  2. Aguinaldos. Si su empleador paga un aguinaldo a final de año, probablemente eso lleve aparejado una pesada carga fiscal. Estas gratificaciones son a menudo ingresos gravables dependiendo de la suma del aguinaldo. ¿Por qué? Porque el Servicio de Impuestos Internos (IRS) considera los pagos en efectivo y los regalos físicos de gran valor como “sueldos complementarios” y por tanto son gravables para el empleado. En algunos casos, ¡podría perder la mitad de una bonificación en efectivo debido a los impuestos! Incluso si su empleador le regala un iPad o una fina botella de vino, se seguirá considerando como ingreso y se deberá indicar en un formulario W-2.
  3. Impuesto a las ventas. ¿Qué sería de un artículo sobre las fiestas si no se saca a colación el impuesto a las ventas? 45 estados y el Distrito de Columbia recaudan el impuesto a las ventas, mientras que en 38 estados además se recauda el impuesto local sobre las ventas. En Alabama y Washington, por ejemplo, pagará casi un 9% si se suman los tipos de los impuestos a las ventas estatales y locales. California tiene un impuesto a las ventas del 7.5% sólo a nivel estatal. En otros cinco estados, Indiana, Misisipí, Nueva Jersey, Rhode Island y Tenesí, se paga un 7%. Los impuestos ocultos sobre la carne y las botellas de vino también se deben sumar, pues afectan a los compradores de todo el país.