Kitchen Table Economics

Un gobierno operativo es lo mejor, pero un cierre del gobierno no es el fin del mundo

Con la fecha límite para que el Congreso apruebe un presupuesto federal aproximándose rápidamente (el 28 de abril), es posible que Ud. esté oyendo un montón de opiniones sobre el llamado “cierre del gobierno” en las noticias. Pero ¿qué significa exactamente y por qué sucede?

Bueno, el Poder Legislativo tiene lo que se denomina el "poder del erario", o en otras palabras, el control del dinero. Por tanto, si el Congreso no puede ponerse de acuerdo sobre una propuesta presupuestaria o si el presidente usa su poder de veto, el gobierno federal se queda prácticamente sin fondos, algo que ha ocurrido 12 veces desde 1980.

Sin embargo, hay maneras de evitar ese resultado sin aprobar un presupuesto completo. El Congreso y el presidente pueden acordar un proyecto de ley de gasto parcial que financie al gobierno federal por un corto período de tiempo mientras los legisladores tratan de aprobar un plan integral. Pero si ninguna de estas iniciativas tiene éxito, el gobierno federal cierra.

El resultado más beneficioso para el pueblo americano sería obviamente que el gobierno siguiera funcionando -pero el término "cierre del gobierno" hace que la situación parezca más grave de lo que realmente es. Bueno, no podrá visitar el Zoológico Nacional o Yellowstone, pero se le seguirá entregando el correo y otras operaciones vitales del gobierno seguirán adelante.

De hecho, menos de un tercio de los puestos federales estarán vacantes durante un cierre. Durante el lapso presupuestario anterior en 2013, a sólo 850,000 de los 2.8 millones de empleados federales se les dio la cesantía laboral por 15 días — un fastidio, sin duda, pero no algo que consuma a la nación.

Por el bien de los americanos, esperemos que el vocero de la Cámara de Representantes Paul Ryan y su partido puedan poner en marcha algún tipo de medida antes del viernes, pero si no lo hacen, no será la ruina. Sí, puede haber algunos inconvenientes y parálisis en el Congreso, pero todo continuará funcionando más o menos como de costumbre, siempre y cuando no dure demasiado tiempo