In The News

La NLRB pone otro impedimento en el camino hacia el Sueño Americano

Primero fue McDonald’s y ahora es otra decisión de la Junta Nacional de Relaciones Laborales (NLRB) la que tiene a los pequeños empresarios de todo el país preguntándose:“¿Qué pasará ahora?” El 27 de agosto, los cinco miembros no electos de una rama del gobierno decidieron por 3 votos a 2 ampliar el significado de “empleador conjunto”, un dictamen que podría modificar sustancialmente la forma en la que los empresarios han operado durante años y la relación con sus empleados.

Para comprender lo que implica este dictamen, aquí tiene algunos datos sobre el caso que ha dado lugar a la toma de esta decisión.

El caso, conocido en los círculos legales como “Browning-Ferris”, surgió debido a que un sindicato quería negociar de manera colectiva y en nombre de los trabajadores con la compañía de reciclaje Browning-Ferris, con sede en California.

El problema era que los trabajadores no son técnicamente empleados de Browning-Ferris, sino de la empresa de empleo temporal Leadpoint, que provee de mano de obra a Browning. El contrato entre las dos compañías establece específicamente que los trabajadores son empleados de Leadpoint, no de Browning. Pero el sindicato necesitaba que Browning fuera el empleador o no habría parte con la que negociar colectivamente.

El sindicato solicitó a la NLRB que ampliara su definición de “empleador conjunto”, de modo que según la ley, se considerase a Browning como el empleador de estos trabajadores temporales y que pudieran por tanto organizarse sindicalmente.

El sindicato argumentó que Browning es una única empresa que “dicta los horarios y obligaciones de todos los trabajadores, tanto los propios como los de Leadpoint. Browning, por ejemplo, ha exigido que los trabajadores en cuestión limpien las zonas de trabajo antes de tomarse un descanso y controla cuándo se llevan a cabo esos descansos y durante cuánto tiempo, explica el sindicato en su informe”.

Pero ambas compañías señalan al contrato que han mantenido desde 2009 y que indica que “Leadpoint es el ‘único empleador’ del personal y que Browning no tiene la responsabilidad de supervisar a esos trabajadores, que tienen su propia administración en el centro de trabajo”.

Se trata de un caso similar al de la anterior decisión de la NLRB relativa a los propietarios de franquicias de McDonald’s, que dictaminó que las compañías “matrices” son “empleadoras conjuntas” con los miles de propietarios de franquicias individuales, como suele suceder con los restaurantes de comida rápida, las tiendas de conveniencia y los servicios de limpieza. Eso significa que la compañía matriz, o franquiciador, se convierte en la responsable de las miles de decisiones diarias que habitualmente toman los pequeños empresarios locales.

Por lo tanto, si un empleado demanda a un franquiciado local por un problema laboral, ese empleado puede demandar igualmente a la compañía matriz.
La decisión Browning-Ferris incluso amplía aún más el concepto de empleador conjunto, haciendo a la compañía A responsable de los empleados de la compañía subcontratista B.

Ampliar la definición de empleador conjunto tanto en el modelo empresarial de la franquicia como en el de la subcontratación debería producir los mismos escalofríos en las compañías que en los aspirantes a pequeños empresarios.
En otras palabras, que en la práctica la NLRB ha puesto otro impedimento en este tradicional camino hacia el Sueño Americano.
Para saber más sobre la regla del “empleador conjunto” de la NLRB, vea nuestro breve video animado, “Explicando la regla de la NLRB”.