In The News

El salario mínimo de $15 en Nueva York divide y conquista el empleo

Muchos se apresuraron a celebrar cuando un panel del estado de Nueva York recientemente recomendó un aumento del salario mínimo a $15 por hora. La recomendación fue la culminación de una iniciativa de la llamada "Lucha por $15 (Fight for $15), un grupo que ha estado trabajando en todo el país desde 2012 para aumentar el salario mínimo.

Pero puede que esa celebración sea un poco prematura.

Fueron burócratas no electos los que decidieron el salario mínimo de $15 y éste es sólo para empleados de restaurantes de comida rápida. Nada pudieron decir ni legisladores ni votantes acerca de una recomendación que afectará empleos, sueldos y a las familias de los empleados. Y los que cobran el salario mínimo en lugares como guarderías, tiendas de muebles y gasolineras probablemente se quedarán en los niveles establecidos por la legislación vigente (hasta $9 en diciembre). La brecha resultante entre distintos niveles de salario mínimo podría sentar las bases para futuras protestas y conducir a mayor intervencionismo del gobierno en las relaciones entre empleadores y empleados.

Nadie discute que los trabajadores se merezcan una remuneración justa por su trabajo. Pero siempre que el gobierno encarece la mano de obra, existen consecuencias que éste no toma en cuenta. El propietario de un negocio con la misma cantidad de dinero entrando por la puerta (mediante las ventas a su clientela) tiene que encontrar la manera de pagar más dinero saliendo por la puerta (sueldos, salarios y otros gastos fijos como luz, agua y otros servicios).

La automatización es cada vez más común como una de las estrategias de ahorro de costos. ¿Cuántos mercados ahora tienen cajas de autopago? ¿O restaurantes con aplicaciones móviles para hacer pedidos y pagos? ¿O quioscos para transferencias de dinero? Con imperativos legales para pagar mayores salarios a los humanos, puede que muchas más empresas decidan que sí vale la pena el costo inicial de implantar mano de obra tecnologizada. Después de todo, las máquinas no toman vacaciones ni se enferman. Tampoco necesitan seguro médico.

Con o sin robots, hasta la mismísima oficina presupuestaria del gobierno dice que las subidas obligatorias del salario mínimo se traducen en menos puestos de trabajo.

La Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO) dijo el año pasado en un informe que la subida hasta $10.10 conduciría a hasta 500,000 empleos menos.

"Subir el salario mínimo aumentaría los ingresos familiares para muchos trabajadores con bajos salarios, sacando a algunos de ellos de la pobreza. Sin embargo, algunos empleos para trabajadores con bajos salarios, probablemente se verían eliminados y los ingresos de esos trabajadores caerían de forma sustancial".

Lamentablemente, muchas de esas oportunidades perdidas serían para los que más necesitan esos trabajos: la gente más joven, con poca capacitación y baja instrucción que está en busca de ese primer peldaño en la escalera de la experiencia laboral.

Para aprender más sobre el salario mínimo y su impacto sobre el empleo para principiantes, vea nuestro video, "¿Qué se pierde cuando se sube el salario mínimo?"

Y vea "¿Previene el salario mínimo la pobreza?" acerca del impacto de los salarios sobre la pobreza.